15 de agosto de 2012

Serpientes y escaleras, por Alan Moore y Eddie Campbell


ACLARACIÓN: A la hora de clasificar en uno de los apartados en que de toda la vida nosotros venimos clasificando las cosas que leemos me he visto en una difícil tesitura con esta. Por su estructura se adaptaría mejor a la categoría de cuento, por su contenido sería claramente un ensayo, cosa para la que ni tenemos apartado(ni vamos a tenerlo). Finalmente lo colocaré en cómic porque lo realizan dos autores que pertenecen sobradamente al mundo del cómic, porque hay dibujos en narrativa secuencial y porque algún que otro bocadillo se deja caer.








Título: Serpientes y escaleras
Guionista: Alan Moore
Ilustrador: Eddie Campbell
Editorial: Astiberri
Páginas: 52+Entrevista a Alan Moore por Eddie Campbell
Precio: 12€






Tenía ya ganas de leer alguna de estas obras más personales de Alan Moore para conocer más a fondo en qué consiste exactamente su vocación mágica y, aprovechando un golpe de suerte, pude conseguirme tanto este como El amnios natal. Pensaba hacer una reseña conjunta de ambas por ser tan parecidas, pero como me han gustado de forma desigual hablaré de ellas por partes. Empezaré por Serpientes y escaleras que es la que más me ha gustado de las dos. ¿Qué puedo deciros de esta obra?(no, en serio...¿qué?) Bueno, en primer lugar es la adaptación a "cómic" de una de las actuaciones teatrales que Alan Moore planteó como experiencias mágicas conjuntas en sus inicios en el mundo de la magia. Se realizó tras El amnios natal, que fue realizado por Eddie Campbell tras quedarse asombrado por el trabajo de Moore. Este segundo libro ya está concebido desde un primer momento como tal, mientras que el primero había sido adaptado a través de grabaciones de la representación original en el teatro, por lo que nos encontramos ante una obra mejor adaptada y estructurada. Ahora, permitidme que me tome un punto y aparte de descanso antes de dedicarme a la ardua tarea de hacer una sinopsis de este "cómic".

Escribimos palabras exquisitas y creemos que jugamos al juego maestro, y todo el tiempo son sólo serpientes y escaleras.


Serpientes y escaleras es la historia de como, a través de unos cimientos biológicos, nuestra imaginación es capaz de elevar nuestro espíritu hacia un espacio conjunto en el que se forman las ideas que a su vez, a través de una ascensión cuasiplatónica por medio del arte, nos llevará a la magia, a un estado mental superior en el que somos capaces de alterar nuestro alrededor y las percepciones espaciotemporales se difuminan. Todo ello aderezado con frecuentes alegorías, casualidades históricas y las teorías prácticamente mágicas que Arthur Machen describió en su biografía sobre alcanzar el dorado Sión a través del crepuscular Baghdad en sus paisajes mentales.

Si al final añadiese "¡Y CON TETAS!" la gente lo comprará en masa,
pero en lugar de eso añado esta sutil imagen.
Sé lo que estáis pensando, los que hayáis llegado hasta aquí, pero bueno, es que de esto va el "cómic", de las teorías mágicas de Alan Moore. Imagino que no es algo que resulte atrayente a priori, pero darle una oportunidad merece la pena, ya que finalmente resulta muy interesante y puede ser una semilla en la concepción de nuevos pensamientos. A mí personalmente me ha gustado mucho, porque las reflexiones de Moore son dignas de ser leídas, y  me he descubierto coincidiendo en algunas cosas con él(la concepción del arte como una representación mágica), discrepando en otras(la visión del artista como un Dios moldeador) y calificando otras como simples idas de olla(la relación mística de las serpientes con el ADN y diversos mitos religiosos para justificar la adoración a su Dios serpiente).

"Cualquier capullo puede hacerlo" le dice John Constantine
a su creador Alan Moore en uno de los momentos simpáticos del cómic
En el apartado artístico, para salir un poco del profundo trasfondo psicológico y mágico de la obra, Eddie Campbell se revela perfecto para este "cómic", ya que sus dibujos nos meten de lleno en las teorías de Moore, y se combinan con algunas fotos y cuadros de los que en ocasiones habla el genio de Northampton. Una calidad sobresaliente de Campbell que sin embargo no destaca, claro, porque debido a lo personal de esta obra los aparentes desvaríos de Alan Moore le hacen palidecer en comparación. Sin duda, aunque no prestes atención o te parezcan meras chorradas, el enorme talento que se desborda de la prosa de Moore te hará valorar al menos con algo más de simpatía este "cómic".

Bocetillo de Campbell

Pero no voy a ser un iluso, sé que, aunque me haya encantado a mí, los que no sean fans acérrimos de Alan Moore considerarán muy mal gastados los doce euros, así que no voy a recomendar a todos que lean esta obra tan y tan personal. Animaría a los que no lo sean a leerla, pero sé que luego me insultarían por la calle por hacerles leer esa bazofia sin sentido. De modo que ahí queda mi advertencia. Desde luego, es buena para aquellos que, como yo, pretendían acercarse a los pensamientos mágicos de Alan Moore.

(Termino con una reflexión sobre la muerte que en la obra viene a colación de las experiencias vitales de Athur Machen y que me ha obsesionado altamente al leerla)

Ella se ha ido. Esto no es una historia. Esto son los hechos, y todo el futuro que podrían haber tenido, su voz que dice su nombre y se despierta con los ojos enrojecidos en la habitación vacía, su perfume, su contacto, su sonrisa: es ficción. Ahora, son todo sueños. Ahora todo ha desaparecido.
PUNTUACIÓN:
 Ω Ω Ω Ω

1 comentario :

  1. Alan Moore verdaderamente reanimó el ADN de los chamanes...

    ResponderEliminar

Comenta, opina y discute de lo que te parezca, pero sin perpetrar ningún acto villanesco. Superhéroes suelen merodear estos lares.